Diferencia entre firma autógrafa digital y firma electrónica avanzada

José A. Toriello

Legal Affairs & Distribution en Trato

Antes de entrar a detalle en el marco legal de las firmas electrónicas, es importante entender cómo funcionan y que existe una diferencia entre: (i) firmar un documento de manera autógrafa utilizando medios electrónicos, y (ii) una firma electrónica avanzada.

La primera funciona exactamente igual que firmar un documento con tinta en papel, solo que, en lugar de utilizar una pluma para rayar una hoja, las partes de un contrato plasman su firma en un dispositivo electrónico, el cual captura el signo distintivo y lo estampa en un documento. Los trazos de la firma son los mismos, la diferencia es que lo haces a través de una tablet, celular o computadora en lugar de utilizar pluma y papel. Esta firma queda plasmada en un documento electrónico, el cuál puede almacenarse en cualquier dispositivo de memoria y ser consultado posteriormente.

Por otro lado, la firma electrónica avanzada (FEA o “la que te emite el SAT” como se le conoce comúnmente) consiste en un conjunto de datos y caracteres que permite la identificación del firmante, creada por un proveedor de servicios de certificación autorizado por la Secretaría de Economía. Este tipo de firma consiste, básicamente, en un archivo o certificación digital que contiene los datos de identificación de su titular.

El Código de Comercio establece dos definiciones diferentes para ambas firmas:

Firma Electrónica: Los datos en forma electrónica consignados en un Mensaje de Datos, o adjuntados o lógicamente asociados al mismo por cualquier tecnología, que son utilizados para identificar al Firmante en relación con el Mensaje de Datos e indicar que el Firmante aprueba la información contenida en el Mensaje de Datos, y que produce los mismos efectos jurídicos que la firma autógrafa, siendo admisible como prueba en juicio.

Firma Electrónica Avanzada o Fiable: Aquella Firma Electrónica que cumpla con los requisitos contemplados en las fracciones I a IV del artículo 97.”[1]

Dichos requisitos consisten en: (i) que los datos de creación de la firma corresponden exclusivamente al firmante; (ii) que los datos de creación de la firma estaban, en el momento de la firma, bajo el control exclusivo del firmante; (iii) que sea posible detectar cualquier alteración de la firma electrónica hecha después del momento de la firma, y (iv) respecto de la integridad de la información de un mensaje de datos, que sea posible detectar cualquier alteración de ésta hecha después del momento de la firma.[2]

De acuerdo a lo anterior, el consentimiento de las partes puede manifestarse en un contrato mediante el uso de medios electrónicos, ya sea firmando de forma autógrafa o utilizando la FEA.

[1] Artículo 89 del Código de Comercio.

[2] Artículo 97 del Código de Comercio.

Be the first to comment

Leave a Reply